Crear un emprendimiento no es fácil, sin embargo, es necesario partir desde el primer paso, la creación de una idea de negocio, para ello te recomiendo seguir algunas de las siguientes técnicas para aumentar tu capacidad de innovación:

1.- Adáptate

Analiza ideas existentes en otras industrias, y mira cómo es posible adaptarlas en la industria que te interesa.

2.- Busca empresas referentes

Haz una investigación de empresas que operan en otros mercados, que no son competidores porque no están en tu mercado, toma su modelo de negocio y adáptalo a tu mercado local.

3.- Inspírate en la naturaleza

Date cuenta de cómo la naturaleza ha resuelto muchos problemas, puedes imitarla y adaptar sus soluciones.

4.- Haz una comparación

Analiza qué están haciendo los competidores en una industria, compáralos e identifica cuáles son sus principales diferencias, qué cosas no hacen, qué cosas no están entregándole a sus clientes, identifica los espacios en el mercado donde ellos no están. Ahí están las oportunidades de negocios no cubiertas.

5-. Inmiscúyete en el ecosistema de emprendimiento

Regístrate en los sitios de emprendimiento para estar informado, así permanentemente te llegarán noticias de nuevos proyectos, esto te ayudará a mantener los ojos abiertos en búsqueda de una buena idea.

6.- Usa Google Alert

Utiliza las alertas de Google para estar informado en temas de emprendimiento e innovación. De esta forma te mantendrás actualizado respecto a que está pasando en el mundo en estos temas.

7.- Aprovecha el brainstorming

Plantéale tu problema a un grupo de personas (amigos, familiares, etcétera) y pregúntales cómo lo solucionarían ellos, te sorprenderán las respuestas que muchos de ellos te dan y te ayudarán a dar forma a tu idea de negocios, y lo mejor de esto, es que es gratis.

8.- Aprende el arte de preguntar

El arte de preguntar es básico en cada emprendedor. Habla con potenciales clientes y pregúntales: ¿cómo se siente hoy con sus productos?, ¿qué les cambiarían?, ¿cuál de los productos que usan son mejores?, ¿qué marca prefieren y por qué?, ¿qué atributo valoran más?, ¿qué atributo les gustaría que tuviera el producto? Al indagar, son los propios clientes los que te darán nuevas ideas para tu emprendimiento.

9.- Impúlsate por el renacimiento

Esto consiste en adaptar una idea antigua a los nuevos tiempos. Toma una idea de negocio o producto que fue exitosa en el pasado y adáptala a los clientes de hoy. Por ejemplo, existe todo un mercado para las consolas de juegos antiguas y música en vinilos, puedes vender estos productos o vender accesorios para estos clientes nostálgicos.

10.- Intenta en nuevos mercados

También puedes posicionarte con tus productos y servicios en nuevos mercados que antes no eran relevantes, pero que hoy sí lo son. Por ejemplo, si tenías un negocio de productos de aseo, hoy puedes reenfocar tus productos hacia el cuidado de las mascotas. También puedes enfocarte en los mercados con tendencias al alza, como lo son la tercera edad, productos para el cuidado personal del hombre, familias unipersonales, entre otros.

Una vez que hayas detectado una idea de negocio es recomendable que la compartas con personas que te ayuden a mejorarla. Además, no te olvides de mantenerla simple y no hacerla compleja, ya que será más difícil implementarla. Finalmente, lánzate con tu negocio, aunque la idea no sea perfecta, ya verás que en el camino le irás haciendo adaptaciones hasta que le haga pleno sentido a tus clientes.